CUIDADO CON LAS ARMAS DE FUEGO

CUIDADO CON LAS ARMAS DE FUEGO

A las armas de fuego hay que tratarlas, cómo sí del enemigo se tratase, hay que estar siempre pendiente de lo que se hace con ellas, porqué de lo contrario al menor descuido te pueden sorprender causando un daño imprevisto, que a veces ha llegado a ser irreparable e irreversible.

No podemos olvidar que como personas que somos, los errores forman parte de nuestra vida cotidiana. Hay errores que se rectifican de inmediato y no tienen ninguna trascendencia; pero dependiendo con lo que hayamos cometido el error ó descuido, así serán las consecuencias.

En este caso estamos hablando de las armas de fuego, con las que están dotados los agentes del orden, y éstos no solamente viven para portar armas, sino que pueden tener una esposa, hijos, familiares, amigos, aficiones, etc.; y es aquí donde encaja lo que se relata a continuación para que sean conocedores de ello y procuren poner todos los medios a su alcance para que no se vuelva contra ellos lo que debe de estar siempre a su favor, que son las armas de las que están dotados por Ley.

Como ejemplo se citan varios casos:
Estaba un funcionario de Policía prestando su servicio y fue necesario comunicarle lo siguiente: “que su hijo de unos 12 años de edad y acompañado por unos amigos jugaba en la calle con un arma particular de su padre y a consecuencia de un disparo que se había producido el niño falleció; resultó que el hijo cogía el arma del padre para jugar con los amigos en tanto que su padre estaba trabajando.

En el despacho estaban dos Policías compañeros del mismo servicio, hablando de sus cosas, mientras uno de ellos manipulaba su arma, de repente y sin motivo aparente se disparó el arma, resultado, el compañero fallecido.

Llegó un día el hijo de un Policía de unos 18 de edad a casa y tuvo una discusión con el padre, debido a eso del cambio generacional y maneras diferentes de ver las cosas. El resultado, fue que al día siguiente el hijo utilizó el arma reglamentaria del padre para suicidarse.

Durante un ejercicio de tiro un arma se encasquilla y se le entrega al armero que estaba presente para que solucione el problema. Resultado, el mismo armero manipulando el arma se dispara en el abdomen.

Policía en servicio de seguridad del un centro policial, como este servicio es un poco aburrido, juguetea con el arma, resultado, herido grave.

Con lo expuesto en estas líneas no se pretende asustar ni preocupar a los lectores de esta página, sino recordarles de la responsabilidad que supone ser portadores y depositarios de armas de fuego.

No hay que olvidar el refrán “las armas las carga el diablo”

José Cadenas Lorenz

No Comments Yet.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.